viernes, febrero 10, 2017

Lado B: Caos organizativo opacó la gran fiesta

Publicado a las 10:30:00 a. m. por blue webmaster

La maravillosa fiesta que se vivió en la reinauguración del estadio Capwell no fue tal para cientos de fanáticos del club azul. Molestias, frustración e indignación vivieron la tarde y noche del miércoles cientos de hinchas que, pese a haber pagado su boleto, no tuvieron asiento y su visibilidad del espectáculo, observándolo parado y entre apretujones.



El problema mayor se dio en la tribuna San Martín, que entre su zona alta y baja tiene una capacidad de 10.169 espectadores, la que evidentemente fue sobrepasada. Personal de Emelec en la entrada de la tribuna, frente a continuas quejas y a reclamos sobre la anunciada modernización del sistema de entrada con tecnología de punta, solo atinaba a decir “hablen con mi supervisor”. De igual forma, los oficiales de policía a cargo de la seguridad, decían que no podían hacer nada y que todo era responsabilidad de los organizadores.

Los hinchas se amontonaron en los pasillos. Caras largas, de sorpresa, eran la tónica. Algunos, ya frustrados, decidieron sentarse y no ver el juego. Varias familias, en medio del forcejeo, se dividieron, unos con asientos, y otros condenados a buscar un lugar para atisbar de pie algo del espectáculo.



En el pasillo de la San Martín también se observó a gente peligrosamente encaramada de un andamio de luces, y en los costados de la tribuna, sobre todo en la que colinda con la general de la avenida Quito, el amontonamiento llegó a un momento de peligro cuando vendedores pugnaban por meterse entre la multitud para comercializar sus productos. Los comerciantes de helados, de pulseras, de bebidas, literalmente irrumpieron en la zona, pese a que los hinchas intentaban hacer un cordón para no dejarlos pasar. La sofocación, en medio del cada vez menor espacio para movilizarse, ponía tensos a los fanáticos en esta zona.

Afuera, en las calles, hinchas con boleto se quejaban en redes sociales. El usuario Luis Eduardo Tafur, en Twitter, respondía un tuit en el que decía: "Acabo de salir del estadio, con carnet de socio no encontré asiento". Las quejas en las redes fueron continuas, con usuarios denunciando lo que consideran una sobreventa de entradas.



Otros, que fueron a localidades como el palco de Pío Montúfar, contaron sobre el irrespeto a los asientos numerados y cómo, pese a los puestos fijos, hubo más asistentes de la capacidad de la zona, ya que se taponaron las escaleras de acceso.

El caos empezó desde temprano. Pese a que el club, en sus redes sociales, informó que la apertura de puertas sería a las 14:00, esta se hizo pasadas las 16:00. En las filas, personas que hicieron columna por 5, 4 o 3 horas, pugnaban por no permitir que otros fanáticos se metieran. Los apretujones, insultos y quejas a los uniformadores policiales fueron la norma en zonas aledañas al estadio.



Ya dentro, cuando el juego estelar entre Emelec y el New York City FC terminaba en su primera parte, ocurrió algo que dejó sorprendidos a los hinchas de la San Martín. Pese a que la tribuna estaba repleta y con gente amontonada de pie, al finalizar el primer tiempo los encargados de las puertas permitieron el famoso “portazo”. Así, decenas de hinchas entraron en tropel.


Fuente: El Universo



Comunidad azul



Related Posts with Thumbnails
 
Live Support