miércoles, agosto 06, 2014

La huella de Wimper en Emelec

Publicado a las 9:29:00 p. m. por blue webmaster

La noticia del fallecimiento del exfutbolista Wimper Guerrero consternó a la familia del balompié ecuatoriano el pasado domingo. Un infarto provocó la muerte del deportista de 35 años, que en el 2011 tuvo su última aparición en el fútbol profesional cuando jugó en el Venecia de la provincia de Los Ríos.

Pedro Mauricio Muñoz, coordinador de selecciones de la Ecuafútbol, fue uno de los primeros en manifestar su tristeza por el hecho:


Los seleccionados Jefferson Montero y Felipe Caicedo también expresaron su tristeza y enviaron fuerzas a la familia del exjugador.

Guerrero, luego de su retiro del balompié profesional, se dedicó a la práctica del fútbol sala. El exfutbolista, además, trabajaba en una cooperativa de transporte provincial.

En sus inicios se desempeñó como zaguero central y poseía excelente técnica. Su pierna más hábil fue la izquierda; los entrenamientos de fútbol los alternaba con sus labores agrícolas (bananera) y otros oficios que realizaba en varios cantones y recintos de la provincia.

En 1999 fue fichado por el Independiente de Babahoyo, donde estuvo por un poco más de un año. Su calidad lo llevó al Santa Rita de Vinces, equipo donde jugó en 2 etapas distintas (2000-2002 y 2003).

En el Venecia de Babahoyo fue figura por 2 años (2003-2005). Su buen desempeño en el equipo de Los Ríos -donde además fue capitán- le dio el impulso para llegar a Emelec, donde jugó 2 años.

La temporada más recordada de Guerrero fue la de 2006 cuando formó parte de la plantilla ‘eléctrica’ que se adjudicó el subcampeonato ecuatoriano.


Guerrero llegó a Emelec en enero de 2006. Carlos Torres Garcés, director técnico azul en ese entonces, dio el visto bueno para que el jugador firmara su primer contrato con un equipo de la serie A.

Durante el primer semestre de ese torneo, Guerrero fue titular en la mayoría de los partidos de Emelec. Incluso formó parte del equipo que venció 3-0 a barcelona en el Clásico del Astillero jugado en el estadio Monumental que provocó la salida del director técnico colombiano Juan José Peláez y posteriormente del presidente ‘canario’ Isidro Romero Carbo.

Wimper formó parte de la media cancha ‘eléctrica’ que dominó por completo al equipo ‘canario’ en su casa. Junto a Guillermo Rivera y Armando Paredes se acoplaron a un estilo de juego que combinó la fuerza en la marca y agilidad mental para habilitar a sus compañeros.


Con el ‘Ballet’ jugó hasta julio de 2007. Pasó a Liga de Loja para jugar el segundo semestre del año en la serie B del fútbol nacional.

Posteriormente estuvo en Macará por 2 temporadas (2008 y 2009). Se quedó en Ambato para defender los colores del Técnico Universitario y en 2011 retornó al Venecia de Babahoyo, donde jugó los últimos partidos como futbolista profesional en la segunda categoría.


Fuente: El Telégrafo



Comunidad azul



Related Posts with Thumbnails
 
Live Support